Aliños y Ensaladas: Arma de Doble Filo

“No entiendo! Sólo como ensalada y aun así no bajo de peso!”

Clásica frase que escucho casi a diario sin importar edad, lugar, si eres chica o chico, si hablas inglés, español, ruso o francés. Lo escucho todo el tiempo y a cada rato. Pero si solo comes como conejo, ¿qué es lo que está pasando? Sencillo, no es la ensalada el problema, es como la aderezas. Esos ricos y cremosos aliños que tanto te gustan (y que seamos honestos, nunca basta con lo que dan en los restaurantes y pides más!) son un arma de doble filo que pueden cambiar drásticamente el contenido calórico de tu ensalada.

Justamente porque las ensaladas han sido tildadas de “aburridas” e “insípidas” hemos encontrado la solución a este problema: bañarlas con aliños y aderezos. El problema es que muchos de estos aliños en restaurantes y supermercados son ricos de sabor, pero también muy calóricos. Muchas veces el contenido de grasa es casi el 90% del producto, lo cual aleja a la ensalada de ser un plato nutritivo y saludable. Y si hablamos del aliño barbecue, honey mustard o agridulce, entonces puedes sumarle una gran cantidad de azúcar añadida a la ecuación.

Tomemos la clásica ensalada Cesar como ejemplo. Muchos optan por elegirla cuando están a dieta. Gran error. Aparte de la lechuga que tiene, que si, no aporta casi nada de calorías, y la pechuga de pollo, que vamos a darle crédito por la proteína, el resto de la ensalada no es más que grasa. El característico aliño puede llegar a tener 200 calorías en 2 cucharadas, siendo 90% de este pura grasa. Poniéndolo en perspectiva, 2 cucharadas de este aliño cubre el 30% de la grasa que debemos comer al día, y eso que aun no sumamos la grasa del queso parmesano, los crujientes crotones bañados en mantequilla y el resto de comidas del día.

La solución: usa ingredientes nutritivos que dan sabor, color y textura para reemplazar esos aliños llenos de grasas y azúcar añadida. Algunas opciones que puedes usar incluyen:

Palta y/o aceitunas: rica en grasas mono-insaturadas y fibra.
Frutos secos: ricos en omegas 3 y 6, y fibra, además de proteína vegetal.
Frutas frescas: fresas, bayas, e incluso algunos cítricos como la naranja, mandarina y piña.
Aceites vegetales: de oliva, de palta, de ajonjolí, entre otros.
Que fresco o fetta: los cuales son bajos en grasas y tiene un alto aporte proteico.

Si vas a hacer de la ensalada tu comida principal, entonces asegúrate de que tenga un poco de todo: proteínas, grasas buenas y carbohidrato. Mientras más variada sea la ensalada, más nutrientes tendrá y más rica será. La idea es encontrar sustitutos de estos aliños con ingredientes sanos y nutritivos. Y recuerda esta REGLA DE ORO: mientras más cremoso sea un aliño, más grasa tendrá, mientras más dulce sea, más azúcar o miel tendrá.

Beso! #macawellness

Maca Bustamante